Asamblea rindió homenaje a la gesta patriótica del 10 de Agosto de 1809

4

El Pleno de la Asamblea, presidido por Virgilio Saquicela Espinoza, rindió homenaje a los 213 años de la gesta patriótica del 10 de Agosto de 1809, que constituyó el Primer Grito de Independencia de América. El acto inició con el ingreso del Estandarte Nacional, seguido por el Himno Nacional de la República del Ecuador, entonado por los presentes en el hemiciclo legislativo.
Luego, el asambleísta Pabel Muñoz, representante por Pichincha, exaltó la importancia de esta fecha histórica pues, dijo, es un día fundamental para los hombres y mujeres libres del Ecuador y América Latina, trascendencia que fue creciendo con el paso del tiempo y se marcó el 24 de mayo de 1822, con la independencia de la Real Audiencia de Quito, actual Ecuador.
No solo se trató de un grito emancipador, fue un día en el que se sembró la conciencia insurgente en los pueblos de nuestra América; si bien las condiciones de este grito libertario fueron limitadas, marcadas por acontecimientos externos, como la Revolución Francesa, la independencia de los Estados Unidos, la invasión de Napoleón a España, son las demandas locales las principales razones de la revolución quiteña y su relevancia está escrita en la declaratoria de independencia y en la constitución de la Junta Soberana que resumió los anhelos de libertad.
De su lado, el presidente de la Asamblea Nacional, Virgilio Saquicela Espinoza, calificó al 10 de Agosto como un grito sin par que marcaría el sendero de la libertad para hombres y mujeres del Ecuador y de América Latina, en suma, una fecha trascendental en nuestra historia, porque implica no solamente el “Primer Grito de la Independencia”, sino un clamor emancipador, que ha sido la siembra de la conciencia libertaria y rebelde de nuestros pueblos. Esta gloriosa fecha marcó el inicio del proceso de la independencia del Ecuador y es, sin duda, nuestro Día Nacional, el día de la Patria, un memorable acontecimiento con el cual nuestra nación dio ejemplo de libertad al mundo.
Resaltó que el “Primer Grito de la Independencia” se germinó en la esencia indómita de las ecuatorianas y ecuatorianos quienes, hastiados de las medidas arbitrarias tomadas por el Gobierno de la época, la innegable decadencia del régimen colonial español en todo el continente, dieron paso para que un grupo de quiteños encabezados por Juan Pío Montúfar, decidiera conformar una Junta Soberana de Gobierno que relevó de sus funciones al Conde Ruiz de Castilla, presidente de la Real Audiencia de Quito, hecho ratificado seis días más tarde, en un cabildo popular.
Indignémonos, por cada niño o niña sin alimento, por cada padre o madre de familia sin trabajo, por cada joven sin educación, por cada adulto mayor sin cuidado y protección, por cada hogar desprotegido y en la inseguridad; jamás dejemos de recordar
“cuando Manuela Cañizares, indignada, se planta en la puerta de la casa, con coraje, para evitar que los comprometidos abandonen el lugar sin tomar una firme decisión; levanta Manuela la voz, como solo pueden hacerlo las mujeres dignas, inteligentes, libertarias, y grita: ¡Cobardes! ¡Hombres nacidos para la servidumbre! ¿De qué tenéis miedo? ¡No hay tiempo que perder!”.
“No hay tiempo que perder, ecuatorianos y ecuatorianas, colegas asambleístas; 213 años después aún somos presos del hambre, la desigualdad, la inseguridad, la injusticia, el desempleo. Y el único camino para vencer esas cadenas es el del trabajo conjunto. Por eso, hemos convocado a trabajar de la mano, a reconocer las diferencias pero a converger en las necesidades insatisfechas de un pueblo, que todas las funciones del Estado, Ejecutivo y Legislativo trabajemos de manera articulada, y hagamos, desde nuestra atalaya todo lo que nos corresponda en bien de nuestra patria”, enfatizó el Titular de la Legislatura.

Está en HechosEcuador, medio de comunicación digital. Usted acepta nuestras cookies si continúa utilizando nuestro sitio web. SOBRE NUESTRAS POLITICAS