En Loja se firmó compromiso para trabajar contra el hambre, la desnutrición y por una alimentación sana

2

Representantes de la Comisión de Soberanía alimentaria, autoridades locales y de organizaciones sociales suscribieron en Loja un compromiso para generar convenios entre los diversos sectores para afrontar el hambre, la desnutrición y luchar por una alimentación adecuada para todos.
Este compromiso lo asumieron en el marco de la socialización del proyecto de Código Orgánico de Soberanía Alimentaria y la identificación de los temas sustantivos que serán sometidos a una consulta prelegislativa, a fin garantizar el cumplimiento de los derechos colectivos de comunas, comunidades, pueblos y nacionalidades.
La asambleísta Lucía Placencia, vicepresidenta de la mesa legislativa, expuso el contenido, objetivos y alcances del proyecto. Resaltó la importancia de recoger aportes y propuestas de los diversos actores que ayuden a mejorar esta normativa, la cual se encuentra en la etapa final del proceso constructivo, antes de ser presentada en el Pleno de la Asamblea Nacional.
“Los sistemas agroalimentarios tienen que ser sostenibles y respetuosos de la naturaleza, tienen que incluir al pequeño productor, para que tenga beneficios que le permitan seguir produciendo. Queremos que esta ley sirva para que el sector privado cumpla los acuerdos del Estado y con sus trabajadores”, enfatizó.
De inmediato, en un pequeño acto simbólico por el Día de Internacional de la Alimentación, se suscribió un compromiso para trabajar por una alimentación adecuada y con ello enfrentar el hambre y la desnutrición.
Por su parte, los representantes de organizaciones ecológicas y de medio ambiente de la provincia de Loja expresaron su preocupación, ante lo que ellos consideran, cambios en la ley que pueden afectar los logros y cambios obtenidos en la ley vigente.
Sus dudas estaban enfocadas en los procesos de protección a los agricultores y pequeños comerciantes, frente a las grandes empresas que podrían aprovecharse de este proyecto de ley para seguir creciendo en detrimento de los campesinos, además del impacto que el crecimiento de estas grandes industrias pueda tener en el medio ambiente.
“No encontramos mecanismos claros que permitan a los jóvenes acceder a tierras en las que puedan trabajar y tampoco vemos que se considere en el articulado la importancia que tienen las instituciones campesinas en el proceso de generación de alimentos”, precisaron.
Para acoger estas dudas y aportes, finalmente se conformó un grupo de trabajo junto con los asesores técnicos de la Comisión de Soberanía Alimentaria para analizar los artículos que abordan estos temas y poder considerar los cambios que se pueden realizar como parte del proceso.


Está en HechosEcuador, medio de comunicación digital. Usted acepta nuestras cookies si continúa utilizando nuestro sitio web. SOBRE NUESTRAS POLITICAS