Fiscalía procesa a detenido por la muerte de un neonato

prision-asesinato-bebe

“Esto es por la deuda de tu hermano”. Esas fueron las últimas palabras que la madre de la víctima escuchó antes de ver a Wilmer C. tomar a su bebé de apenas doce días de nacido.
El hombre –hoy procesado por asesinato– habría arrojado al infante de cabeza sobre el piso de la vivienda a la que ingresó acompañado de otro involucrado.
El sospechoso fue aprehendido en el barrio Pueblo solo Pueblo, en el sur de Quito, poco después de los hechos.
Según la versión rendida por la madre de la víctima, los dos hombres entraron violentamente a su domicilio, la tarde del 3 de enero de 2023, haciéndole creer que su hermano había sido apuñalado.
Todo era una coartada para que ella abriera la puerta. El acompañante de Wilmer C. tomó un cable de cargador de teléfono y la ahorcó hasta dejarla inconsciente. El procesado escuchó el llanto del bebé y fue hasta la habitación, tomó al niño y –presuntamente– lo dejó caer de cabeza.
El protocolo de autopsia practicado al neonato reveló que la causa de muerte fue por trauma craneoencefálico. El documento fue uno de los nueve elementos de convicción presentados por el fiscal César López en la audiencia de calificación de flagrancia.
A esta pericia se sumaron las versiones de la madre del infante y de su conviviente. Él manifestó que, aproximadamente a las 17:30, llegó con su madre a su domicilio y encontró la puerta semiabierta. Dijo que creyó que se trataba de un robo, pues encontró todo en desorden, pero luego halló a su compañera sentimental tendida en el piso, maniatada, con un cable alrededor del cuello y arrojando espuma por la boca. Agregó que la reanimó dándole respiración boca a boca.
Todo este relato, junto a los elementos de convicción, fueron expuestos por el fiscal López en la audiencia. Luego de formularle cargos por el delito de asesinato, también solicitó la prisión preventiva para el procesado, medida cautelar que fue aceptada por el Juez de Garantías Penales.
Información jurídica
Fiscalía inició la instrucción fiscal por el delito de asesinato, tipificado en el artículo 140, inciso primero, numeral 2, del Código Orgánico Integral Penal (COIP): “la persona que mate a otra será sancionada con pena privativa de libertad de veintidós a veintiséis años, si concurre alguna de las siguientes circunstancias: colocar a la víctima en situación de indefensión, inferioridad o aprovecharse de esta situación”.

Está en HechosEcuador, medio de comunicación digital. Usted acepta nuestras cookies si continúa utilizando nuestro sitio web. SOBRE NUESTRAS POLITICAS